Sobre mí

Home / Sobre mí

Sobre mi

Soy Virginia, la mamá de Maia, una niña preciosa de 18 meses, que ha cambiado mi vida y me ha hecho replantearme todas las ideas preconcebidas que tenía sobre el embarazo, el parto y la crianza. A ella, en gran parte, debo el nacimiento de este proyecto.

Compagino la maternidad con mi trabajo y con mis estudios universitarios de Psicología, así como con diversas formaciones relacionadas con la psicología perinatal. Soy técnico experto en salud perinatal, asesora de porteo, asesora de lactancia y educadora de masaje infantil.

El Club de las Madrazas surge para dar respuesta a la necesidad de las madres en la etapa perinatal, un momento de gran relevancia física, emocional y mental. La manera en la que la madre y el bebé viven el embarazo, parto y postparto, así como el apoyo del que disponen y la atención médica que reciben, dejará huella en ambos de por vida. Pero, ¿y después del postparto?. Empieza la crianza, otra experiencia llena de alegrías pero cargada de miedos, incertidumbres y muchas dudas, y un sin fin de consejos que acaban siendo contradictorios a lo que nos dice nuestro instinto. El Club de las Madrazas ofrece información veraz para que cada madre pueda decidir informada y libremente lo que considere oportuno para su familia, que posiblemente sea diferente a las necesidades de otra familia.

Creo en la importancia de cuidar a las madres, de respetarlas, escucharlas y sostenerlas; de mantener la visión en la diada (madre-bebé) en una sociedad en la que muchas veces nos encontramos solas, sin información, desatendidas.

El Club de las Madrazas es un espacio para madres y futuras madres, donde compartir experiencias, recibir apoyo de otras madres y de profesionales perinatales, que ofrecen sus servicios a través de cursos, talleres y charlas.

Todas diferentes, todas madrazas.

Con mucho esfuerzo e ilusión, pocos recursos económicos, muchos amigos y grandes profesionales comienza su andadura el Club de las Madrazas, un sueño que empieza a materializarse después de invertir mucho tiempo y dedicación, de renunciar a otras cosas por él, como pasar menos tiempo con mi familia y amigos. Desde el primer momento he tenido claro que las cosas tienen que estar bien hechas: contar con los mejores profesionales de cada materia, en su gran mayoría también madrazas que podéis conocer en la sección profesionales.

He querido que cada taller sea único, participativo y que transcienda más allá de su duración. Creo en la necesidad de fomentar la “tribu” entre las madres, entre mis madrazas, para compartir experiencias, dudas, alegrías, desahogos, etc. Porque quien mejor nos puede ayudar es quien se encuentra en nuestra misma situación, sin dejar de lado el instinto maternal, nuestro verdadero dogma en esto de la crianza.

No podía dejar de agradeceros a todos los que me ayudais incondicionalmente, porque el Club de las Madrazas tiene un pedacito de cada uno de vosotros. A mi madre, porque es la persona que mejor acuña el término de madraza, por todo lo que me ha aportado en la vida y que, ahora que yo soy madre, sé valorar y reconocer. Junto a ella, mi padre, siempre con su apoyo incondicional, a los dos les debo gran parte de ser la persona que soy.

A mi hija Maia por revolucionar mi mundo y seguir haciéndolo día a día. Ella me ha enseñado que hay muchas formas de hacer las mismas cosas y todas válidas.

Al padrazo de Maia, mi marido, compañero de viaje en esta aventura de ser padres y fiel defensor de este proyecto que ya ve la luz. Siempre ha creído en mí, aunque muchos pensaran que esto era una locura. A él y a Maia les debo tiempo, el que les he restado para seguir formándome. Su ayuda es fundamental, la suya y la de mi suegra, otra pedazo de madraza.

A mis amigas, esas mamás que me han enseñado cosas muy importantes, cada una única y diferente a las demás, pero todas de madrazas, todas increíbles.

Y a mis amigos y familia, no daré nombres por que sería una lista larguísima… A los que habéis colaborado, con pequeñas o con grandes cosas, los que habéis sido un poco pintores, relaciones públicas, costureros, editores de vídeo, modelos fotográficos…

A todos vosotros: GRACIAS.